Se confirma el primer caso de ébola en EE.UU.

BN-EU296_0930eb_G_20140930171201

El hospital Texas Health Presbyterian en Dallas donde se atiende al paciente con ébola. AP

Funcionarios de salud de Estados Unidos diagnosticaron el primer caso de ébola en ese país el martes, lo que trasladó a otro continente esa enfermedad que mató a más de 3.000 personas este año en el oeste de África.

El paciente, cuyo nombre no fue revelado por las autoridades aunque se refirieron a la persona como a “él”, llegó al estado de Texas desde Liberia hace 10 días para visitar a familiares, desarrolló síntomas de la enfermedad el 24 de septiembre y fue internada en una unidad aislada en el Hospital Presbiteriano de Salud de Texas, en Dallas, cuatro días más tarde, informaron funcionarios sanitarios.

La confirmación de la enfermedad fue realizada el martes por el Centro de Control y Prevención de las Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) y el Departamento Estatal de Servicios para la Salud de Texas. Funcionarios ahora lanzaron un intenso esfuerzo médico y de salud pública para tratar al enfermo e identificar y monitorear a quienes podría haber expuesto a la enfermedad en los cuatro días entre que desarrolló los síntomas por primera vez y cuando fue aislado en el hospital.

El paciente no es el primero en ser tratado por el virus del ébola en EE.UU. Pero es el primero en haberse enfermado allí, lo que causa preocupación de que otros también se puedan enfermar, y desaten un brote. Cuatro otros pacientes con ébola fueron atendidos por la enfermedad en EE.UU. en los últimos dos meses, pero todos fueron evacuados del oeste de África y transferidos de inmediato a unidades de aislamiento hospitalario tan pronto como llegaron al país.

Tom Frieden, director de la CDC, afirmó que la cantidad de personas expuestas es pequeña. “Un ‘puñado’ es la caracterización adecuada”, dijo, incluidos familiares y “uno, dos o tres” más. Sostuvo, sin embargo, que las autoridades tenderían una red amplia para asegurarse de que no quedó nadie afuera. El funcionario agregó que cualquier persona que los funcionarios de salud determinen que pueda haber estado expuesto al virus sería monitoreada durante 21 días.

Frieden indicó que es posible que el paciente haya infectado a otros y que podrían enfermarse también, pero aseguró que el riesgo de brote en EE.UU. es bajo. Explicó que sólidas medida de control de infecciones y salud pública impiden que brotes en EE.UU. se vuelvan fuera de control como sucedió con el ébola en el oeste de África.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: